De política y otros monstruos

Imagen de Fabian Giles. 
Cada vez que un imbécil logra su objetivo imbécil, muere un rayo de luz. Y la validación a ese objetivo provoca sensaciones confusas y encontradas porque los fines sombríos y grotescos nunca permitirán la sutileza de lo sublime. 

Los monstruos más poderosos son fabricados por las masas y cada vez, esos monstruos nacen con más poder y van creciendo en un marco donde esa estupidez  y esas sombras se siguen valindo porque creen que ese poder se transfiere al admirarle o al seguirle y pretender ser como ellos, pues esos imbéciles creen que seguir a esas sombras es una extensión de ellos mismos con lo que se haría realidad el ansia egoísta e idiota que les valide los sueños perversos y primitivos.

Los más optimistas verán alguna luz y futuro de oportunidad. Lástima que esa luz sea para apenas algunos y lástima que sea una realidad que valide el lado obscuro del alma de millones de idiotas. Sigo sintiendo tristeza, angustia y miedo. Y c ontinúo espantado por la fuerza terrible de la sombra desatada que apenas asoma sus primeras garras. 

Trabajar por y desde la conciencia es nuestra arma de emancipación, exigiéndonos más amor en nuestras manos y en nuestras miradas, más amor en nuestra mente y en nuestra voz que permita dirigirnos así, con amor y en una fuerza conjunta de fines colectivos.

Cumplir ochentaytantosmil años

Ah que mi madre siempre tan cumplidora: mi madre me cumple todos mis caprichos, ella siempre cumple, y como hoy, también cumple años.Cumplir proviene Del latín complēre 'llenar', 'completar'. En sentido estricto, entonces mi madre no ha cumplido, pues aún tiene pendiente un pedazo del mundo por devorar. Según el diccionario de la academia de la lengua española, algunas de las definiciones de “cumplir”, son:
1. tr. Llevar a efecto algo. 2. tr. Remediar a alguien y proveerle de lo que le falta.10. intr. desus. Bastar, ser suficiente. 11. prnl. Verificarse, realizarse.Entonces, de acuerdo con esas definiciones, a mi madre, se le debería celebrar por cumplir siempre. Cumple años, muchos, muchos años; cumple deseos como hada madrina; complementa las usencias del corazón a quien se acerca con ella; se verifica en sí misma como un ente divino que sangolotea el entendimiento y provoca sensaciones de plenitud con sus miradas, palabras y encanto.Pues así es esta señora que hoy cumple ochentaytantosmil años y por ello celebro.

Feliz cumpleaños Doña Queta.

Corazón quebrado

Los corazones rotos son corazones. Existen como corazones y aunque estén así, rotos, siguen siendo corazones. Son los mismos corazones que se llenan de alegría en navidad y en un cumpleaños, son los corazones que abrazan a los recién nacidos hijos y que los cuidan y los seguirán cuidando pprque son parte del mismo corazón. Los corazones se abollan, se aplastan, se raspan... Pero siguen siendo corazones con poderes extraordinarios y sublimes, son corazones siempre dispuestos a servir amando y buscando ser amados. Los corazones rotos no sufren, nos hacen sufrir, los corazones rotos juegan con nuestras mentes mientras ellos se hacen pasar por lisiados y olvidados. Los corazones son fuertes, son poderozos corazones que fingen debilidad para que encontremos la fortaleza en la razón y no solo en el corazón. Los corazones rotos son una excusa para recibir miradas y recibir apapachos, son excusa para creerse merecedor, son excusa para sonreir con alguien y para probar a ver quien nos quiere.

Modelo de análisis de obras de comunicación visual

  El presente modelo de análisis es un primer acercamiento a una metodología semiológica que permite un elocuente descubrimiento del uso del discurso y su valoración en cuanto a efectividad. Se contemplan cuatro sencillas etapas que sin duda por ser de caracter cualitativo, limita su eficacia ante un uso superfluo.
  1. Antecedentes contextuales
  2. El objeto de comunicación visual
  3. Significaciones  
  4. Conclusión
1. Antecedentes contextuales
Conocer el contexto.
El autor o diseñador del mensaje, debe tener clara una plataforma desde la cual basa el objeto de comunicación. Qué pretende decir. Cuál es el tipo de discurso que aplica. En qué lugar se pretende difundir el mensaje. A quién se pretende llegar.
En esta etapa del modelo de análisis, se pretende saber qué es lo que se pretende decir o comunicar. Puede armarse un simple brieff (publicitario) que encierra la premisa principal.
Discurso:
El qué se dice y cómo se dice. Todo objeto de comunicación  forma parte de un discurso y todo discurso es portador de una ideología (dominante). No hay ideología sin un discurso que la materialice.

2. El objeto de comunicación visual
Describirlo, ocupar un metalenguaje propio de diseñador (composición, formas utilizadas, posiciones, colores, texturas, imágenes, espacios en blanco, fuentes tipográficas, acomodos, etc.). En esta etapa del modelo de análisis se pretende conocer todos los elementos visuales (incluyendo los lingüísticos) que integran el objeto de comunicación y que van a comunicar en conjunto, lo que se pretende.
3. Significaciones
Esta etapa, intentará encontrar los significados sistemáticos (el objeto de comunicación como sistema) donde todos los elementos que lo integran tienen una función o cumplen un papel bien determinado.
Todos los elementos detectados, deberán calificarse o valorarse en cuanto a su función estética. Darle significados a todos los elementos visuales, valorándolos o calificándolos de acuerdo a su posición jerárquica en la composición.
Qué significa una tipografía san serif o una patinada; qué significado puede aportar una imagen fotográfica a colores o en blanco y negro; qué imagen da un dibujo simple a tinta, o una ilustración realista; qué puede significar o qué utilidad puede aportar algún elemento como plecas, cenefas, fondos planos o fondos degradados, texturas, etcétera.
4. Conclusión
La conclusión se compondrá de una redacción con valor narrativo que explica de manera general el objeto, intercalando los puntos 1, 2 y 3 para alcanzar la elocuencia y no dejar cuestionamientos sueltos que pudieran comprometer la eficacia del análisis.


A César Concha in memóriam

Realmente sabía que no lo volvería a ver, que no volvería a saludarle ni a agradecerle en persona por la amabilidad de su voz y de su abrazo. Sin embargo, deseaba despedirme, visitarlo en su casa y charlar brevemente como siempre eran nuestras charlas: sin intensidades incómodas, ni reclamos, solo narraciones de vida y puntos de vista dirigidos a la emancipación; deseaba despedirme, verle, escuchar su voz casi gangosa por el esfuerzo de hablar; deseaba mirar sus ojos concentrados en la nada y en todo como si ahí mirase las respuestas sin creer en ellas; deseaba mirar su mano estrechar la mía y su abrazo arropar el mío como encontrando la imagen paterna que suelo buscar. 

Sabía que se apagaba su fuego dejando sus brazas encendidas en otros: en otros ojos y otras manos, desde ese corazón de suturas y consecuencias, hasta ese cerebro exhausto por imaginar y soñar tanto. 

Él se iría pronto, yo lo sabía y recordaba la amabilidad y la ternura hacia mis hijos y hacia su nieto, hacia mi madre y hacia mi. Recordaba sus ganas por no estar aunque siempre se levantaba, y escribía una historia distinta en las mentes quienes le conocimos; recordaba su estampa disminuida por la edad, pero enaltecida por su pasado. Lo recordaba y me lamenté permanecer ausente cuando unas frías letras se inyectaron en mis huesos al conocer lo que era inminente; ahora sólo me queda agradecerle, Don César, a través de su familia a manera de honor, con amistad y amor sincero a ellos y a su memoria.