15 de mayo 2015

Tengo una larga lista de colegios en los que he colaborado siempre de manera exitosa, siempre con altas expectativas principalmente en cuanto a mi labor social y humanitaria, siempre como una manera de redimir mis frustraciones y mi colaboración con el mundo. 
Soy profesor desde hace mas de la mitad de mi vida y de mis sueños de trascendencia; desde que quise dar clases por querer dar clases y por regalarle a mi familia (y a mi mismo) el orgullo de la colaboración social y la lucha libertaria de la dignidad humana. 
Miles de estudiantes han estado frente a mi, desde aquellos que con esperanza y eternas sonrisas buscan conscientemente ser felices y otros incrédulos de si mismos que buscan atención y el apapacho de la mano firme. Desde ancianos, adultos, adolescentes, niños y niñas que ahora son exitosas personas (pues se notan felices con sus vidas), mamás y papás que transmiten a sus familias y a su entorno esa sublimación del espíritu que se llama amor, hoy reconozco que haber compartido su vida conmigo a través de las aulas, me ha hecho ser feliz. 
Soy profesor porque quise ser profesor, porque quise no morir, porque quise volar y merecer lo que tengo, porque soy arrogante y congruente, porque soy humano y  me preocupa el problema de la incertidumbre eterna, porque me gustan los retos y me gusta vencer, porque gracias a las escuelas (y la mayoria de las veces a pesar de ellas) es que esos alumnos, esos que están en el camino de ser iluminados, depositan su confianza en sus maestros. 
Alumnos de secundaria, de preparatorias públicas y privadas, alumnos de maestrías y de posgrados, y a mis alumnos universitarios, a mis amigos y compañeros que realizan su trabajo dignamente, a los negocios de la educación que se han beneficiado de mi y de mis sueños, gracias.
Ser profesor y ser diseñador, sin duda me acerca tanto a Dios que no distingo si él está en mi o yo estoy en él.
Feliz dia del maestro 2015 y todos los que vienen.

Mudo

Sus diminutos pechos asomaban una necesidad mortal por ser besados,  por ser tomados entre las manos de aquel que goza de una copa de vino, por las manos de aquel que escribe y plasma sueños, por las manos de aquel que con tintas y anhelos muestra en lienzos y papel sus ideas del cosmos.  Su boca estrecha como flor virgen y mirada inocente de voz aguda. Perversión suprema, libido contenida, feromonas volando y saturando todo. Sudo, lloro, muerdo mis labios y mi lengua, lagrimeo por el sudor que escurre en mis ojos que contienen mis impulsos...