sin noche

Si la noche no acabara, si la noche no hubiese terminado para darle paso a la madrugada, no podría haberte extrañado tanto, ni podría haberte soñado, podría haberme quedado enredado en ti siempre, disfrutándote más y más a cada beso, a cada mirada, a cada sonrisa, a cada palabra.


¿Podrás quererme aún más? ¿Podrás tenerme otro poco? ¿Podrás asirme firmemente? Porque yo quiero quererte aún más, quiero tenerte otro poco, quiero asirme a ti, afianzarme y apegarme a ti, olerte hasta que termines en mí.

Inexplicable soñarte

Enardecido por tu irrealidad,

podría estar de otra manera???
pues pensar en ti y soñar contigo
desear tus ojos e imaginar tu voz
me hacen arder y congelarme
porque pensarte y quererte
es soñarte , es peligro latente de perderte
despertar y no verte
y entonces desear olvidarte
y arrancarme del cielo tu recuerdo maldito
que me hace desear soñar siempre,
dormir siempre para estar contigo siempre
y siempre amarte.

Tenerte cerca y tenerte siempre
tenerte sola y tenerte siempre
tenerte, quererte y perderte siempre.

Sin embargo, no existe placer más grande
que tu boca que suspira melodías de amores
ni placer más intenso que tu mirada
enviándome amores;
ni sueños tan puros y vivos como tu esencia
ni esencias tan solas de amores solitarios:
eres todo, eres siempre, eres vinos y eres humos
eres tú mi sangre
que recorre en torrentes mis viajes de amores
que dirigen al corazón.

Puedes quererme como yo??
puedes odiarme como yo??
pues así es que yo te quiero
y te odio en igual proporción
con equilibrio y con dolor
con excesos de cuidados y miedos
con excesos de cuidados y temores
con excesos de silencios y de amores.

Si, esto es sólo un sueño inexplicable.

Una historia chiquita

Hola, ¿sabes? Tengo ganas de contarte una historia chiquita, una historia tan chiquita como tu boquita. Esta historia chiquita habla acerca de la luz y de las nubes. ¡Recuerdas que te dije que eras nube? Pues es porque te pareces a la nube de esta historia chiquita, porque además, era una nube chiquita.


La historia comienza así:

-“…las nubes no son chiquitas, ¡cómo se te ocurre!, ¿cuándo has visto una nube chiquita? Las nubes que miras en el cielo, las más pequeñas, tienen varios metros de largo, así que las nubes chiquitas no existen. ¡Imagínate! ¿Qué tal si pasa un pájaro volando aunque sea despacito? La desbarata, ¿no? Por eso no pueden existir las nubes chiquitas.

-Pues dirás cosas muy interesantes, pero yo sé que sí hay nubes chiquitas. Es más, ¡yo tengo una nube chiquita en mi corazón!

-¿Pero cómo? ¿Estás enfermo? ¿Qué te pasa? ¡Dime, por favor!

-¡Jajaja! no, para nada, al contrario, si existiera alguna enfermedad relacionada con eso, tendría que llamarse cariño, amor… o simplemente “nubitis”, que es como tener una nube acariciando el corazón.

-¡Idiota!

-No, se siente bien, de verdad, mira: Imagínate una nube. ¿Ya? Ahora imagina cómo se sentiría. Siente su textura, siente su aroma… ahora, imagínala dentro de tu pecho, debajo de tu piel. Acaricia, ¿No?.

-¡Cálmate wey!, ya no te metas esas madres.

-Y las nubes pues están en el cielo, son agua, son vida, son promesa, son esperanza. Aunque haya nubes muy grandes y muy bajas, pues tenemos la esperanza de que salga el sol, así valoramos lo que existe en la luz, la importancia del calorcito y los roces del airecito que pasa por nuestras cabezas. Las nubes son majestuosas y brillan con la luz dando sombras ricas y hasta forman figuritas en el cielo.

-Qué chido, ojalá yo encontrara una nube.

-Sí, ojalá hubiera millones de “nubes como ella” que alegraran el mundo, que arreglaran el mundo, que iluminaran y llenaran con sonrisitas a todo lo que existe. El universo sería de colorcitos en lugar de negro. Pero únicamente existe una y es maravillosa, y no tengo duda de que me quiere mucho

-¡Cabrón, qué afortunado!

-No, no es suerte. Es amor.

¿Porqué soñarte?

Enardecido por tu irrealidad,
podría estar de otra manera???
pues pensar en ti y soñar contigo
desear tus ojos e imaginar tu voz
me hacen arder y congelarme
porque pensarte y quererte
es soñarte , es peligro latente de perderte
despertar y no verte
y entonces desear olvidarte
y arrancarme del cielo tu recuerdo maldito
que me hace desear soñar siempre,
dormir siempre para estar contigo siempre
y siempre amarte.

Tenerte cerca y tenerte siempre
tenerte sola y tenerte siempre
tenerte, quererte y perderte siempre.

Sin embargo, no existe placer más grande
que tu boca que suspira melodías de amores
ni placer más intenso que tu mirada
enviándome amores;
ni sueños tan puros y vivos como tu esencia
ni esencias tan solas de amores solitarios:
eres todo, eres siempre, eres vinos y eres humos
eres tú mi sangre
que recorre en torrentes mis viajes de amores
que dirigen al corazón.

¿Puedes quererme como yo?
¿puedes odiarme como yo?
pues así es que yo te quiero
y te odio en igual proporción
con equilibrio y con dolor
con excesos de cuidados y miedos
con excesos de cuidados y temores
con excesos de silencios y de amores.

Si esto es sólo un sueño inexplicable.

Cañones y lunas

Sorprendente luna como bala de cañón que de imprevisto llega y arrasa y abate y doblega. Tu luna no cabía en mis ojos, por eso tuve que emplear mi corazón. Son mis ojos daltónicos los que se apenan de tenerte de colores distintos, de matices inexistentes y sutilezas cero, por eso me quedo conla bala de cañón de tu mirada, de tu cuerpo, de voz, que acaricia con dolores y con gritos de sangre. Por eso ¿será mayor el cariño así o más cañón?

Eres rana, eres boca, y te amo

Tú que nos enseñaste de libertad, del amor en las cosas más sencillas, de la belleza en el amor y en el dolor, de la lealtad y el desinterés. Tú que nos enseñaste a llorar y areír, tú, siempre admirada y querida, TE AMO Susana. Y te amo no solamente por ser mi hermana, no sólo por las fuerzas del amor; te amo por que tú eres ejemplo y por ser siempre humana: congruente e incongruente, iracunda y tierna, mediadora y obstinada, pero siempre la misma Susana, esa que educa y apapacha, la que se enfada y se duele contigo no sé si madre o esposa abnegada, pero siempre generala. "Si te quiero es porque sos mi amor mi cómplice y todo..." uno de sus himnos, según me comentó algún día, y reitero: "...tu boca que es tuya y mía, tu boca no se equivoca, te quiero porque tu boca sabe gritar rebeldías..." Dejas muchos corazones llenos, repletos de grandes emociones y de recuerdos, dejas sonrisas en el alma y enormes amores completos. Dejas tu imagen eterna bordada en los corazones nuestros, y en esas almas que aún jóvenes, haz tratado con esmero. Dejas entre nosotros tu presencia, y presentas a nosotros bendiciones, jugamos con los llantos a lavar penas y a recordar lanecesidad de los amores. Amores que las familias y amigos entregan, que demuestran con todo tipo de detalles, con sonrisas, con friladad o con caricias, pero siempre, con gozosas pasiones. Eres luna y eres rana, eres sabores y eres ramas, eres vida y alimento de almas.

Eres Tona, Theo, Luis, hermanos, madre y amigos y seguirás siendo simpre tú y te amo.

"El futuro es milenario" y la inconsciencia cultural

El futuro es milenario es una obra íntima, propia de los gustos, de los placeres, del hedonismo exclusivo de sus creadores. Si bien una obra de arte no necesita ser del gusto de todo el mundo, una canción, por encargo (precisamente que sea capaz de interesar e invadir en el pensamiento y las emociones) debe considerar el contexto cultural en el que está inmerso, lo cual no quiere decir que deban hacerse piezas gruperas, salsas, huapangos, rancheras o de rock, pero sí debe considerarse a los signos-símbolos colectivos  que logren sumarse en la ideología del pueblo para quien fue creada dicha obra.

Admiro la obra del señor López (no Obrador, por supuesto) y del señor Alex Syntek, pero no esta obra performancera que sin duda no cumple con el aparente objetivo de discurso político-estético para el cual fue creado. Sin embargo el ruido que se ha creado a partir de los comentarios en la cuenta de twitter de Alex Syntek y en los medios es una gran oportunidad de debatir e ir reafirmando esa evolución cultural de la que los mexicanos no somos conscientes que ya estamos inmersos.

No te quiero, solo te amo

No te quiero, por dios que no te quiero. No quiero quererte quiero admirarte, no quiero tocarte, no te quiero y niego tu existencia en mi. No te quiero y quiero seguir sin quererte. No te quiero, no te espero, no te recuerdo, no te miro, no te necesito. No eres mía, nunca lo fuiste. Nunca fui tuyo, nuca me entregue a ti. Nunca tuviste mi tiempo ni mi pensamiento, fuiste solo un sueño del que ya desperté y tú no estás aquí. Tú no estás en mi memoria ni estás en mis manos, ni está tu piel ni existieron abrazos ni palabras.

Mentiras es lo que fue; sueños es lo que experimenté; locuras, deseos, necedades, abismos, silencios... no te quiero ni te querré, no te tengo ni te tendré porque no existes, porque eres idea, porque fuiste fantasía, porque sólo fuiste humo que se diluyó entre mis manos; humo que voló con el viento y desapareció.

No existes, no eres cariño ni eres amor, no eres eterna ni eres verdadera. Eres ficción, fuiste novela, eres tragedia, fuiste una farsa. Por eso no te quiero, nunca te quise. Porque no se puede querer sin tener a qué. Puedo tener deseos, pero eso no me hace querer a mis deseos. Me hace ansiarlos, me hace imaginarlos, pero no es querer. No es cariño, no son lazos, no es vínculo.

No te quiero, no puedo. No te quiero aunque quisiera. Yo quiero compromiso,

quiero lealtad. Quiero atención, quiero compañía, yo quiero verdad, quiero vida, quiero todo. Quiero sentir y hacer sentir en reciprocidad, quiero ser escuchado y quiero escuchar. Quiero ser maduro y recibir madurez, no quiero humo, no quiero virtualidad quiero realidad. Quiero conciencias compartidas.

Quiero manos, quiero tiempos quiero pensamientos, quiero percibir por ser percibido, quiero admirar y ser admirado, quiero ser por el otro ser, quiero ser por lo que el otro es. Quiero compañía mutua, acompañar y ser acompañado, quiero compartir, compartirlo todo:
mis palabras y las tuyas, mi tiempo y el tuyo, mi razón y tu razón, mi conciencia y tu conciencia, mi lealtad y la tuya. Quiero buscar y ser buscado, quiero encontrar y ser encontrado. Eso quiero.

No quiero espejismos ni quiero sombras, no quiero esperanzas, no quiero ansias, quiero rocas. Quiero dormir cuando duermes conmigo, quiero tocar, quiero experimentar, quiero probar, saborear, asirme, respaldarme.

No te quiero, por dios que no te quiero.

Quizá te inventé y me enamoré de mi invento, quizá te dibujé y amé ese intento, pero no te quiero. Solo te amé.

Inerte

Aléjate de la sangre derramada, aléjate de la tierra encima de ti, aléjate de las lágrimas, aléjate de la sombra de paz. Escapa a los truenos, escapa a los ciclones, escapa de la lava y de los terremotos. Sin embargo, no te alejes, no te escapes. Báñate de mi sangre, entiérrate conmigo, lávate de llantos, intérnate en mi penumbra. Grita los truenos, envuelve a los ciclones, contén a la lava y baila con el suelo.


Sueña las garras y duerme con llagas, sueña las tormentas y duerme flotando, sueña conmigo y no duermas. Vuélvete inerte, inerte a las furias, inerte a los temores, inerte a los amores. Vuélvete inerte a mí, inerte a todo, vuélvete dócil tormento, mi fugaz eternidad.

Educación y Perfectibilidad

La educación se basa en que el ser humano es perfectible, esto quiere decir que tiende a la perfección, pero que nunca la va a alcanzar. El ser humano durante toda su vida genera aprendizajes en una relación dialógica con su entorno político/social. Es la base de las relaciones humanas.
De esta manera, la cordialidad y la madurez de los implicados en sus relaciones interpersonales, suelen atravesar por varias etapas que sirven como un filtro natural:

1° paso: Generar confianza

2° paso: Permitir el conocimiento/reconocimiento

3° paso: Generar desconfianza

4° paso: Valorar la madurez ... Ver más

5° paso: Volver a generar confianza

La comunicación y la práctica de los signos generados en dicho entorno suelen ser aplicados oportunamente, de no aplicarse, solo se incurre en el descontrol y en la ruptura de estructuras, lo que no implica aprendizaje ni crecimiento ni capacidad de adaptación y por supuesto, la perfectibilidad  continuaría en espera de procesarse.

Antrofobia


Ah, ke chido. El sabadrink, me fui de antro con unos cuates, son cuates del justo, y fuimos porque fue cumpleaños de uno de ellos. Fue una experiencia muuuy rara. Me explico:


Al principio, era super weba, de hecho, no pensábamos ir a un antro, pensábamos en ir a bailar a un lugar diferente, donde pudiéramos cenar, platicar, escuchar música en vivo y bailar, sin embargo, las cosas no resultaron como esperábamos y terminamos en ese lugar. Al inicio, pues era la extrañeza de estar en un lugar en el que no puedes respirar bien, no puedes platicar porque el volumen de la música lo vuelve imposible, además estar viendo chavitos incluso menores de edad, en actitudes de “mevalemadreselmundo”, además de hetéreo y homosexuales descarados atascándose sin pudor ante las miradas de sus amigos y de cualquier persona. También darte cuenta de que aquella chava que había estado dándose unos espectaculares entres y arrimones, al rato hacía lo mismo con alguien más, y el primer chavo, jugando al gay besándose con quienes sí lo son. Y hasta la ropa, esa manera de vestir extraña principalmente en las mujeres quienes muestran una moda o estilo muy parecido al de cualquier prostituta de mediana categoría. Bueno, a mi qué me importa cómo se vistan los demás y lo que hagan, a mi debería importarme lo que haga yo y cómo me va a mi. Sin embargo, esas primeras percepciones sin duda que me hacen pensar en ello y formarme un punto de vista, opinión que no es importante conforme avanza la noche, pero que surge como producto de la primera experiencia, de la primera sensación ante un estímulo nuevo.

Después de unas chelas y de estar observando todo, de estar armando la jugada para que en caso de que hubiera violencia, saber por dónde podríamos salir, después de conocer el funcionamiento de los meseros, y de darme cuenta de que nadie pela a nadie, de que ese es un mundo de abandono, de abstracción, de nulidad, de ensimismamiento y criptoforidad, fue que comencé a mover la patita al ritmo de la música, que al principio era solo punchis punchis o música de banda de esa que no pasan en las estaciones pop de radio, sin embargo, el punchis punchis repetitivo e hipnótico, se fue convirtiendo en punchis punchis rítmico. Bueno, no puedo decir que las inserciones de pop no hayan ayudado, ni que las tres o cuatro chelas ya hubieran empezado a hacer su efecto socializante. El caso es que comencé a bailar sin una pareja específica, porque quienes nos paramos a hacerlo, no éramos un número igual entre hombres y mujeres. No me quedó más remedio que seguir bailando y en el momento de las cumbias o las salsas, pues agarrar a alguna de las chavas para continuar con el meneaíto de cola al ritmo de las mezclas extrañas de salsa con música norteña.

Terminé desconectando mi cerebro del pensamiento, para utilizarlo solamente en las funciones vitales que requería, como eran: respirar, ver, o dizque bailar. Sin duda que me vi obligado a no pensar para poderme dar la oportunidad de disfrutar. Porque eso sí, pues ya lo bailado, quién me lo quita.

No me mates, por favor, aún no, yo puedo morir solo.

Te lo dije muchas veces, es más, siempre te lo pedí de la mejor manera. Sin embargo, te obstinaste en no hacerme caso, te obstinaste en olvidar tus promesas, te obstinaste en negar mi existencia. Sin embargo, no me hiciste desaparecer, porque me llevabas encadenado a todos tus rincones, me obligabas a mirar mis miembros mutilados, me obligabas a mirar cómo devorabas mi cerebro y mis manos. Yo te lo pedí siempre, te pedí que no me mataras, te pedí que no forzaras mi deceso, te rogué piedad, te imploré compasión. Sin embargo, no quisiste escucharme. -¡Yo puedo morir solo, yo puedo hacer eso, de verdad, yo puedo hacerlo. No tienes que matarme!,- repetí incansable, ¿para qué? Si ya te alimentaste de mi, si ya hurtaste mi tiempo y mi voluntad. ¿Para qué? ¿Para qué sometiste mi aliento y mi pensamiento?

Yo te entregué todo, no tenías que quitármelo, yo te lo entregué, no tenías porqué despojarme abruptamente. Por eso te imploré que no me mataras, pero decidiste besarme. Pero decidiste secuestrarme. Soy tuyo y lo fui siempre, era innecesario que maltrataras esta decisión. Sólo te pedía que no me mataras, que yo moriría solo. Únicamente te pedía que tuvieras clemencia, ya estaba enterrado, ya no tenía mayor voluntad, ya había perdido todo, te había perdido a ti.

Fue lo último que alcancé a gritarte: ¡No me mates, por favor, aún no, yo puedo morir solo! Pero una vez más, tu tiempo siempre ajeno al mío solamente te aceleró. Ya estaba acabado, ya había muerto, ya no había amor que perseguir ni oídos para hablarles, mucho menos emociones sensibles. Yo pude haber muerto solo, pero te empecinaste en hacerlo tú. Incluso en eso te di gusto, hasta en eso me prohibiste decidir. Bastó que cerraras los ojos frente a mí y que te dieras la vuelta. No tenías que matarme, yo lo pude haber hecho solo.

Soy de ti

Eres la espada que atraviesa las almas y ensarta en su vuelo a los sueños y los aprisiona. Eres espada de justicia que enamora de amores y de justicia enamora. Eres espada de llantos y de conatos de amores. Eres espada impasible de aromas, de nubes, de flores…

Eres en mi, mi vida, eres en mi la llama que limpia, el fuego que purifica, la humedad que me controla y las ganas de llorar. Eres llanto y eres espinas, eres sol y eres piedra, eres hojas y tierra, eres sangre y sonrisa.

Porque tengo ganas de ti, de tu cuerpo y de tus ojos, de tu mirada y tu sonrisa, de tu voz que me acaricia y de tu silencio que me exprime y me tortura. Tengo ganas de ti, de tu cuerpo y de tu tiempo, de tu aliento, de tu respiración, de tu estremecimiento. Tengo ganas de ti, de tu cuerpo que trémulo incita a la locura. Tengo ganas de ti, de tu cuerpo que florece y que canta, de tu espalda que grita besos, de tu pecho que vuela y canta.

Porque eres canto y amores, alegrías y reproches, eres dueña de mis llantos, de mis risas, de mis cantos, de mis alegrías, de mis reproches. Eres génesis y apocalipsis de mi, eres vida y muerte en mi, eres silencio y eres ruido, eres caos y eres orden en mi. Eres siempre en mi, porque soy de ti.

Cumplir 38.

Estoy a unos días de cumplir 38 años, el 4 de mayo, para ser exacto. Treinta y ocho años. Son muchos, creo… bueno, comparados con quién y con qué. No existe rango de comparación, solo sé que son 38 años y que son míos y que soy yo quien los ha vivido. Escucho hablar a muchas personas y leo comentarios de gente que dice que no se arrepiente de lo que ha vivido, que no se arrepiente de su vida ni de lo que ha hecho o de lo que no ha hecho, entonces, si una evaluación de la vida consiste en aguantarse y dejarse llevar por lo que ha ocurrido, en dónde está el aprendizaje, en dónde está el poder disfrutar, en dónde queda la magia de ser, la magia de hacer, la magia de tener, la magia de vivir y maravillarse, la magia de corregir, la magia de soñar y la magia de amar. ¿En dónde queda entonces, el poder de la vida que corrige, el poder del amor que se duele, que goza y que se reconstruye todos los días?

Yo sí tengo de qué arrepentirme, porque soy humano y porque si pretendo negar que en algo he fallado, sería como si negara parte de mi vida. Reconocer que hay errores y que existe la posibilidad de corregir, no nos exime del dolor ni de que deseáramos no haber vivido eso que nos ha dolido. El proceso posterior, el de la reconstrucción, es un punto aparte.

Me arrepiento de no trabajar en mejorar mi humor
Me arrepiento de no haber tomado decisiones oportunas
Me arrepiento de querer retener batallas perdidas
Me arrepiento de no haber trabajado más en mi
Me arrepiento de tener miedo
Me arrepiento de no tener tiempo para mí
Me arrepiento de haber llorado poco
Me arrepiento de ser tan sentimental
Me arrepiento de ser tan racional
Me arrepiento de arrepentirme
Me arrepiento de enamorarme tanto
Me arrepiento de no conocerme
Me arrepiento de no valorarme
Me arrepiento de haber perdido tiempo
Me arrepiento de no haber aprendido
Me arrepiento de no saber volar
Me arrepiento de volar sin haber enseñado al otro
Me arrepiento de mis egoísmos
Me arrepiento de ser tan desprendido
Me arrepiento de no haber creído

Arrepentirme de eso y de otras cosas, no me hace sentir un ser sin valor ni esencia; por el contrario, me hace sentirme más humano, más vivo, me hace sentir que soy posibilidad, que soy futuro, que soy esperanza. Me reconozco, y soy humilde ante mí, soy humilde ante Dios y soy humilde ante el mundo.

Cumplir treinta y ocho años es tener más vida, es sentirse listo para continuar por un camino de tierra, por un sendero de piedras, por un piso de madera o por un pasillo de mármol. Va la mía. Ahora yo soy el que le pone condiciones a la vida, soy yo quien va a vivir con sus propias condiciones, ya no esperaré a que la vida me manipule ni que me diga lo que yo quiero hacer.

Ahora estoy con Dios y Dios está conmigo, ahora le permití entrar en mi vida para que me acompañe. Ya abandonaré mis miedos, no postergaré los resultados, apostaré solo lo necesario para ganar. Lo merezco, lo merece mi mundo, lo merece mi amor.

Arrancarme de mí

Volver a saber de ti
En este oscuro final
Volver a escucharte
en este sordo abismo
Volver a imaginarte en mi vida
En esta ausencia.

Todo mi llanto se concentra en palabras
Todo mi llanto está lleno de letras
Y de amores y de sabores y de colores
Todo mi llanto te espera para llorarte y bañarte
De lágrimas, para lavarte los amores ocultos, los amores prohibidos

Toda mi voz te espera para gritarte que te quiero
Toda mi voz se concentra en un solo objetivo:
hacerte saber que te quiero;
Igual que mis manos que conspiran con mi voz para escribirte frases
que te digan que eres amor;
igual que mis ojos que sólo enfocan
tu mirada; igual que mi piel que solo espera tocarte de nuevo para rehacerse
Y reintegrarse con el viento de tu entorno.

Te he esperado tanto
Que ya no distingo a la espera de lo que es la realidad.
Te he esperado tanto como una vida o como un par de ellas.
La vida, se vive en grupos de dos. Tú y yo; tú y otro más; yo y alguien más. Pero siempre en pares. La vida se vive contigo, con tu recuerdo florido, con sus raíces y sus hojas, con la tierra que la soporta. Te he esperado tanto que han nacido y muerto incontables sonrisas, incontables ríos, incontables miradas.

Te quiero como siempre que estás conmigo, te quiero como siempre que no estás conmigo, te quiero como siempre que te vas, como siempre que te quedas, como siempre que hablas, como siempre que callas, como siempre que besas y como siempre que esquivas, como siempre que miras y como siempre que evitas, te quiero. Te quiero tanto que mis manos han sangrado de escribir tanto, que mi mente ha volado hacia adentro de sí misma para encontrarte más pura. Te quiero de la misma manera que nos hemos querido cuando nos miramos, cuando nos tenemos, cuando nos extrañamos.

Estás aquí, entre las letras, estás aquí entre mis dedos, estas aquí como mirada, como aire, como luz, como color, como cielo. Estás aquí y me gusta tenerte, estás aquí y me gusta tu recuerdo. Estás aquí porque me permites tenerte aquí. Estás aquí porque eres grande, porque sueñas y porque los sueños son parte de mi vida. Te encontré ahí, en un sueño, me atrapaste ahí en un sueño. No despertemos, ¡por nuestra vida, no despertemos! permanezca eterno este sueño de tenerte, este sueño de adorarte, este sueño de saberte verdadera. Si despertamos, si uno solo despierta, te hará desaparecer, junto con las palabras, junto con la enseñanza, junto con la alegría que da saberse entre sueños.

Eres mía porque yo te agarré. Eres mía porque te entregaste a mi vida, eres mía porque estás en mi mente y en mi cuerpo, y en mi memoria, y en mi boca y en mis ojos y en mis oídos, eres mía porque tú te diste a mí. Ahora, aunque te quieras salir de mi vida, salir de mi mente, salir de mi cuerpo, salir de mi memoria, salir de mi boca, salir de mis ojos y salir de mis oídos, no lo lograrás, porque ya están en mí, porque tú me entregaste toda tu esencia y ahora es mía. Podrás irte, podrás esconderte, podrás negarme, podrás rechazarme, pero tú seguirás en mí hasta que sola te evapores o hasta que yo suelte todo eso que ya es mío. De la misma manera, yo soy tuyo, y con seguridad sé que estoy en ti, que no desapareceré porque no quiero irme, porque todo lo que te di te pertenece. No necesito nada de eso que te regalé, porque al arrancarme un pedazo de mi y depositarlo en tus ojos, estoy renaciendo, estoy creciendo, me estoy regenerando por ti.

¿CÓMO SE REALIZA UN ANÁLISIS SEMIOLÓGICO DE UN LOGOTIPO?


Por: MBA,DCG Sergio Ángel Guillén León
La economía del lenguaje
es economía del pensamiento.
Hedy Serret

El análisis semiológico de un logotipo se elabora partiendo de la idea de que un logotipo es un producto de comunicación visual, así que como tal, ese mensaje gráfico posee valores comunicativos esenciales y universales como son:
  1. Una fuente de origen
  2. Una selección de signos
  3. La codificación de dichos signos

  4. La enunciación
    1. Emotividad
    2. Expresividad
    3. Claridad
    4. Sencillez
    5. Objetividad

  5. inclusión significativa
    1. Denotaciones
    2. Connotaciones

  6. Ajuste y valoración estética
    1. Moda
  • Formas
  • Colores
  • Texturas
  • Tipografías
  • Iconología
  1. El uso de referentes comunes entre el emisor (la empresa u organismo) y el receptor (usuario)

Los puntos anteriores se refieren a los elementos propios del proceso comunicativo y a sus funciones emotiva, poética, referencial, fática, contacto, metalingüística, implicativa y conativa.

Este primer análisis es un acercamiento a los valores comunicativos del logotipo en un aspecto mecánico, o sea en la simple transmisión del mensaje, por lo que es necesario abarcar otro tipo de modelo de análisis para complementar la valoración en cuanto a su funcionalidad/practicidad; su diseño y selección de los signos; significación/interpretación. Este modelo se refiere a un análisis semiótico propiamente dicho, donde, abarcando las tricotomías peircianas podemos conocer, interpretar, reinterpretar y/o significar el valor sígnico del logotipo.


Modelo de análisis semiótico para un logotipo

El presente modelo está basado en las tricotomías de Charles Sanders Peirce, por lo que será útil el conocimiento previo de dicha teoría del signo para dirigir el discurso hacia la búsqueda del conocimiento objetivo.


  1. Dimensión Pragmática

    1. ¿Son perceptibles todos los elementos visuales?
      Describir y Explicar

    2. ¿posee valores de contraste que permitan su percepción en distintas condiciones luminosas?
      Describir y Explicar

    3. ¿posee valores de contraste, proporción y peso que permitan su percepción en condiciones diversas de angularidad?
      Describir y Explicar

    4. ¿se adapta fácilmente a las diversas aplicaciones?
      Describir y Explicar

    5. ¿soporta fácilmente diversos medios de reproducción?
      Describir y Explicar

    6. ¿puede existir fragmentado o requiere siempre la presencia de sus elementos completos sin disminuir su valor de percepción?
      Describir y Explicar


  2. Dimensión sintáctica
    1. Describir el logotipo de manera exhaustiva

    2. ¿Posee un sistema de ordenamiento evidente?
      Describir y Explicar

    3. ¿sus elementos corresponden a algún tipo de proporción?
      Describir y Explicar

    4. ¿cómo se valora su tipografía?
      Describir y Explicar

    5. ¿es poli o monocromático?
      Describir y Explicar

    6. ¿la variedad cromática favorece a la jerarquización?
      Describir y Explicar

    7. ¿cómo se integra la textura de sus elementos?
      Describir y Explicar

    8. ¿es dinámico o estático?
      Describir y Explicar

    9. ¿es figurativo abstracto?
      Describir y Explicar


  3. Dimensión semántica

    1. ¿qué valores representa?
      explicar
    2. ¿a qué factores estéticos apela?

    3. explicar


    4. ¿qué significa para la empresa?
      explicar

    5. ¿qué significa para el usuario?
      explicar

    6. ¿representa la actividad de la empresa?
      explicar

    7. ¿su estilo es localista o global?
      explicar

    8. ¿qué parece?
      explicar

    9. ¿con qué puede relacionarse?
      Explicar

Conclusiones
Como conclusiones debe hacerse la síntesis de los resultados obtenidos aclarando la reacción de los entrevistados otorgando juicios y valores, con lo que pueda determinarse lo práctico, funcional y estético que dicho logotipo sea.

Nunca tu boca

Nunca había tenido tan cerca de mi una boca más espectacular que la tuya, una boca suave y tierna que sabe decir amores y sabe bendecir temores. Nunca había tenido tan cerca de mi boca una boca como la tuya, siempre limpia en sus palabras, siempre exacta en sus caricias. Nunca había tenido tan cerca de mi boca tanto amor de tu boca y tanto color de tus amores.

Nunca tu boca tuvo tanta devoción, nunca tu boca tuvo tanto miedo cercano a ella, nunca tu boca vibró de angustias, de temores, de dolor, de tristeza, de alegría y de asombros. Nunca tu boca con la mía fueron ajenas, nunca tu boca se alejó de mi recuerdo; nunca tu boca  puede estar lejos, porque tú eres tu boca, porque tú eres quien besas, tú eres quien habla, tú eres ternura, sensualidad y caricias y dulzura.

Nunca tu boca ajena, nunca tu boca maldita, nunca tu boca bendita nunca tu boca conmigo.